Qué es y cómo Funciona la Tarea Grupal de Apostar a la Vida

[ Presentación – ¿Por quién se es recibido? – Búsqueda de respuestas y soluciones – Conclusiones ]

Presentación

. . . Lentamente se va sintiendo vencido. Su actitud corporal encorvada y mirando hacia abajo es evidencia del quebrantamiento moral que sufre. El cáncer ha impregnado su vida psíquica y emocional provocándole una “metástasis” en su sistema de pensamiento, otra consecuencia más, de haberse “autopronosticado” una muerte segura. En estas condiciones se acerga al Grupo pidiendo socorro y ayuda; no se aguanta más en ese estado.
Sin embargo busca cierta salida de ese laberinto atrapante en el que está metido.
¿Y qué ayuda pide? No sabe muy bien, ni tampoco que respuesta va a obtener. Ha entrado al Grupo Apostar a la Vida con una pequeñísima esperanza de encontrar cierta compresión o alivio para esos sentimientos ¡ tan fuertes y tan pesados de soportar!.
¿Por quién se es recibido ?
Por aquellos que en recuperación oncológica o en tratamiento son activos integrantes del Grupo y por el profesional psicológico oncológico a cargo, que participa cotidianamente de las reuniones y es quien dirige la técnica grupal, aportando permanentemente la línea teórica en la que se basa “Apostar a la Vida” .
Son los propios pacientes los que coordinan y conducen, en cada reunión la tarea grupal y transformándose así en verdaderos “agentes de salud ” y ¿por qué decimos ésto?
Porque asisten sicológicamente a otro enfermo; apoyando, sosteniendo y cooperando con él a fin de aliviarlo y auxiliarlo. Contribuyendo de este modo a favorecer su total recuperación psíquica y su reinserción en el mundo, nuevamente como seres humanos: con dignidad y en pie de lucha desde un nuevo protagonismo. Quienes así trabajan, auténticos ayudantes – asistentes en psico-oncología, son personas con experiencia adquirida y que han tenido patología oncología (esta es condición sine qua non) lo que les provee de una comprensión profunda sobre los estados anímicos por los que atraviesan sus pares. Es decir que aprendieron a ser escuchas silenciosos que entienden y comparten un Código, solo descifrable por ellos mismos.

Otro de los aspectos a mencionar es que los coordinadores reciben en sucesivas clases (extra-grupo) las bases filosóficas y teóricas. Esto les va formando un entramado conceptualmente sólido (para mayor referencia sobre la ideología – base de Apostar a la Vida-, leer nuestro Preámbulo y otros artículos citados en la revista Yo, Paciente Oncológico. Estas clases son dictadas tanto por el profesional psicológico a cargo, como por otros profesionales de la salud.
El tercer aspecto a considerar es la sistemática y regular concurrencia de éstos pacientes – ya muy expertos en el tema- a todas las sesiones grupales, donde aplican combinando teoría y práctica toda la técnica al servicio de la salud mental de enfermo de cáncer.
Búsqueda de respuestas y soluciones
Una vez planteado el problema, tanto los pacientes – líderes grupales y los de mayor experiencia- convergiendo con el psicólogo, ensayan respuestas resolutivas, que el ingresante va tomando para su propia reflexión y aprendizaje. Las intervenciones que son de “acción psicológicas” tienden a desprender del sujeto todo pensamiento negativo o muy subjetivo, de esta manera (entre otras cosas) comprenden sus reales limitaciones y desarrollan entonces sus verdaderas posibilidades, asumiendo su realidad y generando acciones para mejorarla. Con éstas técnicas se consigue sacarlos no solo de la depresión manifiesta, sino que se les enseña a encontrar dentro suyo, la seguridad, la auto estima y la confianza en sí mismos. Induciéndolos, por otro
lado, a perder la autocompasión y la excesiva lástima que sienten, a veces, por ellos mismos. Se los convoca, permanentemente a continuar con los tratamientos médicos, por duros que sean.
Dado que el tiempo es una variable muy importante a tener en cuenta, en estos casos, se insiste hasta el cansancio sobre la necesidad imperiosa de hacer cambios en las conductas que conducen al displacer o al malestar. Hoy los enfermos que tienen la posibilidad de asistir a este tratamiento que brinda Apostar a la Vida, entienden definitivamente la importancia de encontrar nuevos objetivos, nuevas metas. El logro exitoso de las propuestas les revitaliza y fortifica su pesonalidad.
Conclusiones
Evidentemente se desprende de lo expuesto que si bien la auto-ayuda existe, ya que cada persona acepta la mano que se le tiende (siempre desde la experiencia personal o la dada por el profesional) el esfuerzo del aprendizaje es absolutamente personal e intransferible.
Por otra parte nos encontramos en Apostar con personas saludables pues una de las consecuencias del estar anímicamente bien, tambíen la recibe el cuerpo, a través de innumerables mecanismos neurológicos. Aprenden también a vivir con auténtica intensidad, cada segundo, lo que depende de entender que cada uno es el responsable de sus experiencias, de sus decisiones y de llevar a cabo los mecanismos para concretar los proyectos propuestos. Quiero destacar que el paciente oncológico (que concurre al tratamiento que da el Grupo) ante esta prueba tan límite de su vida, se encuentra hasta con sorpresa con una personalidad hasta ahora desconocida para él. Esa sorpresa involucra una lección de vida que lo llena de esperanza, fe en sí y fuerzas para seguir luchando con toda la energía de la que es capaz, por este gran milagro que es la vida.

Silvia Garsd
Presidente y Psico-Oncóloga de Apostar por la Vida

* El texto precedente es parte del trabajo de la Dra. Silvia Garsd, publicado en la revista YO, PACIENTE ONCOLÓGICO.

SEGUNDA OPORTUNIDAD

Según la especialista, al tener que enfrentarse a una situación límite de tanto peligro como el cáncer, el ser humano comienza a replantearse su lugar en el mundo. El grupo busca revertir la actitud de miedo a la muerte e instalar una afirmación de la vida. Transforma el yo no quiero morir en el yo quiero vivir.La experiencia permite que las personas redescubran vivencias sorprendentes, incluso para sí mismas, y es tan honda que da lugar a escenas conmovedoras. Como dice su presidente entra por la puerta un paciente con cáncer y a las dos horas se va un ser humano.

++