Testimonios

Revelación: Marcela Sánchez

Por: Inés Canella
Quiero por este medio destacar la actitud de la compañera Marcela Sánchez, que se convirtió en una revelación. No sólo colaboró en el grupo, con devoluciones profesionales, sino que hizo una transformación importante en su vida, retomó la profesión. Está trabajando de profesora. Bravo por eso gladiadora. Felicitaciones!

Por: Dra. Silvia Garsd
Quiero por este medio destacar la actitud de la compañera Marcela Sánchez, que se convirtió en una revelación. No sólo colaboró en el grupo, con devoluciones profesionales, sino que hizo una transformación importante en su vida, retomó la profesión. Está trabajando de profesora. Bravo por eso gladiadora. Felicitaciones! Inés Cannella.

  • Fundación Apostar A la Vida; Es genial, la disposición que tiene para encarar resolutivamente tantas situaciones postergadas!! Pero también el cáncer que la conmocionó revolviéndole su mente, su alma, su cuerpo, la fortaleció!! Así es que pudimos los que integramos el grupo terapéutico de lomas, realizar el trabajo de contención, pero sobre todo la llevamos a la reflexión y le estimulamos el cambio de actitud en la que estaba sumida, cambio éste para su transformación!! Gente de apostar: Marcela puso lo suyo, y TODO EL GRUPO PUDO LOGRAR QUE DEFINITIVAMENTE MARCELA SEA MARCELA LIBRE Y CAPAZ, SE LA AYUDO A SU AUTODESCUBRIMIENTO. PUDO AL FIN ROMPER CON TRABAS AUTOCREADAS, QUE LE IMPOSIBILITABAN SER ELLA MISMA!!BRAVO LICENCIADA MARCELA,BRAVO EL EQUIPO QUE FORMAMOS DESDE EL SABER CIENTIFICO CON EL SABER VIVENCIAL, IMPREGNADO DE COMPRENSION DE LAS PREMISAS DE APOSTAR A LA VIDA !!
  • BRAVO CHICAS MARAVILLOSAS DE APOSTAR !SE PUEDE ,CLARO QUE SE PUEDE CONSTRUIR EN ARMONIA , RESPETO ,Y EL AMOR SIMETRICO QUE TODOS TENEMOS PARA LLEGAR A UN OBJETIVO DE RECUPERACION DEL POTENCIAL HUMANO, en este caso Marcela que hoy ejerce con orgullo su profesión de psicóloga!!!! Yyy.. ahora ¡ARRIBA LOS PULGARES ¡QUE SI! ,¡QUE SI!!!,¡QUE SI! ¡QUE SE PUEDE!!
  • Y después seguiremos contando-POR ESTE MEDIO otros cambios positivos auténticos para la transformación de tantísimos compañeros que gozan de excelente calidad de vida …por lograr descubrirse y SER SI MISMOS.QUE HAN PODIDO REALIZAR MARAVILLAS ..QUIZAS DESEADAS PERO IMPENSADAS. ACA NO HAY MAGIA,SI UN INTENSO Y DURO TRABAJO DE CADA QUIEN CADA DIA UN POQUITO MAS…CON ORGULLO Y MUCHA ADMIRACION Y UN AMOR QUE ME NACE DE LAS ENTRAÑAS MAS PROFUNDAS DE MI SENTIMIENTO HACIA TODAS VAYA ESTE ABRAZO ¡GLADIADORAS!!

SILVIA GARSD presidente de Apostar a la Vida

Artículo publicado en facebook click aquí

.

Testimonio de Sandra Mariani

Día mundial de lucha contra el cáncer: El 50 por ciento de los casos de cáncer tiene cura.

Los especialistas aseguran que se trata de una enfermedad “rodeada de preconceptos y mitos que confunden y condenan”. En la actualidad, el 50 por ciento de los casos de cáncer tiene posibilidades de cura, y hasta el 90 por ciento si se detecta a tiempo. Para María Viniegra, coordinadora técnica del Instituto Nacional del Cáncer (INC), una posible explicación al estigma que rodea a la enfermedad es la “desproporción entre la mejora de la capacidad médica para controlar esta patología y la capacidad para comunicar esos avances”. Al respecto, la especialista señala que la idea del INC y del Ministerio de Salud de la Nación “es trabajar sobre las falsas creencias que tienen las personas y despejarlas a través de información adecuada y precisa”, y recuerda que en la actualidad “muchos tipos de cáncer pueden prevenirse y otros, detectados a tiempo y tratados de manera adecuada, se pueden curar”.

Según las últimas estadísticas, el cáncer de colon, si se detecta de forma temprana, puede curarse en un 90 por ciento de los casos. “Está dejando de ser mala palabra”, sostiene Carlos Silva, médico oncólogo, jefe del servicio de Oncología Clínica del Hospital Británico y del servicio de Oncología del Hospital Universitario Austral. Por ejemplo, “el 50 por ciento de las mujeres a las cuales se les detecta cáncer de mama, se curan”. No obstante, el experto también hace hincapié en que, aun conociendo los mecanismos biológicos de la enfermedad, y por ende pudiendo hacerle frente de mejor forma que hace algunos años, es imprescindible controlarse para poder detectarla tiempo, dado que los tumores de menos de un centímetro de tamaño tienen hasta un 90 por ciento de probabilidades de curación.

“Es una de las enfermedades que culturalmente lleva el mote de trágica. Si pregunto qué tiene más posibilidades de cura, si el cáncer o la hipertensión, la mayoría me diría la hipertensión, y eso es falso”, asegura Eduardo Cazap, presidente de la UICC y miembro del Consejo Ejecutivo del INC, en diálogo con Tiempo Argentino. El especialista explica que, gracias a los últimos avances de la medicina, se ha generado un cambio radical en los índices de “curabilidad”. “En 1950, hablábamos de un 20 por ciento de posibilidades de cura, y en 2013, hablamos de más de un 50 por ciento. Se debe desmitificar al cáncer como sentencia de muerte”, destaca Cazap.
Por su parte, el ministro de Salud de la Nación, Juan Luis Manzur, explica que “el cáncer ha ocupado la escena desde los inicios del siglo XX y se ha instalado como una enfermedad estigmatizante, sobre la que pesaba la carga de ser ineludiblemente fatal. En la segunda mitad del siglo hubo un progreso muy importante en términos de la salud pública y la medicina, que llevó a que muchos tumores se pudieran detectar y tratar de manera eficaz, produciéndose una significativa reducción de la mortalidad”.

El cáncer se origina cuando las células, en alguna parte del cuerpo, comienzan a crecer sin control. Existen muchos tipos de tumores, y un 75 por ciento se relaciona con factores externos o hábitos de comportamiento, es por ello que se trata de una enfermedad que “debe incumbirle a todos”, según señala Cazap, que agrega: “El tratamiento del cáncer no corresponde sólo al área de salud. La educación es fundamental, porque el conocimiento es la mejor herramienta. Si la enfermedad se convierte en un tabú, no se puede combatir”.
Existen dos grandes campos de intervención en el control del cáncer: la prevención y promoción de la salud, es decir las políticas y acciones individuales destinadas a reducir la cantidad de casos, y la detección temprana.

“Hoy se sabe que uno de cada tres cánceres puede prevenirse, porque son producidos por factores de riesgo que se pueden controlar”, destacó Viniegra. Es el caso del tabaquismo, el consumo de alcohol, el sedentarismo, las dietas ricas en grasas, el exceso de peso y la contaminación ambiental.

El otro campo en el que también hay una ventana de oportunidad para reducir la mortalidad por cáncer es la detección temprana. “Hay tumores que no se pueden prevenir o son poco prevenibles, pero detectados a tiempo se pueden curar de forma eficaz y con menor agresión médica”, agrega Viniegra.

Silvia Garsd es doctora en Psicología y cocreadora de la fundación de ayuda al paciente y su familia “Apostar a la Vida”, que nació en el Hospital Ramos Mejía en 1993 y donde aún hoy tiene sede. La experiencia con los diferentes grupos demostró que “los pacientes arrastran el cajón, muchas veces se sienten muertos en vida. Pero también arrastran mitos, creencias, ignorancia. Las emociones cumplen un rol fundamental en la curación. Si se piensa en la muerte como destino final, se desmorona la lucha, la psicológica y la del sistema inmune”, explica Silvia, y destaca la importancia de la ayuda grupal. “A vivir se aprende. Porque no hay mucha vuelta: o te quedás de rodillas, o te parás y luchás. Pero no en contra del cáncer, sino a favor de la vida.” «

.

Testimonio de Daniela Laura Alegría

4 de febrero, día mundial de la lucha contra el cáncer, sé de qué hablamos, se desde 2007 lo que es la lucha por la vida, estaré eternamente agradecida a la medicina y a la gente que me enseño que cáncer no es sinónimo de muerte, sino que Se puede!! Contra todo pronóstico podemos cambiar todos los hábitos que nos hicieron mal y nos llevaron a enfermar, es una carrera de resistencia y no de velocidad, en el hospital Ramos Mejía me dieron las herramientas para lograrlo GRACIAS Dra Silvia Garst y Ana Goldfarb por tanto!!!

Testimonio de Damián Fabián, marido de Adriana Lago

4 de febrero dia mundial contra el cancer

Mi nombre es Damián Fabián mi señora es paciente oncológica y en honor a ella y a todas aquellas personas que son una luchadora de la vida!!!!!!! porque son eso y mucho más ya que padecen una enfermedad tan dura pero no imposible de combatir.

Que gracias a la evolución en la ciencia y a los grandes PROFESIONALES MEDICOS, ONCOLOGOS, ENFERMEROS y todo el equipo que atiende a los pacientes oncológicos, que le ponen todo su amor y esmero en atender a cada persona que sufre esta enfermedad quiero decirles a aquellos que les toco desde cerca por algún familiar o una personita especial, si le sirve como aliento que no bajen los brazos en esta difícil lucha ya que es dura pero no imposible de realizarla con mucho amor y apoyándolos en su lucha se sale adelante y no se olviden de vivir que es lo más importante.

Yo les agradezco tanto de corazón a una fundación Apostar a la vida que le dio la contención en forma gratuita y que le ayudo a salir adelante y a dejar atrás ese temor que la enfermedad da y solo se gracias a ellos que se puede y que claro que se puede!!!!!!!!!!!!!! por eso en este día quiero que nos ayuden a dar información para aquellas personas que necesiten contención informarles que existen lugares comprometidos con brindar a lo máximo todo su conocimientos y compartir sus experiencias !!!!!!!!!!!!!!!!!!

Testimonio de Maria Cecilia Stokelj

Maria Cecilia StokeljPermiso… Salí de la reunión con varias sonrisas y no eran dibujadas, recordando anécdotas, situaciones, chistes, caras, gestos, palabras… tortas sanguchitos (jajajajaja)… caminaba cantando, vi atardecer “precioso”, esperé el tren que saliera mas vacío, me encontré sin planearlo con mi amiga Sol Amaterasu (a la que quiero mucho) y entre una bella conversación (poniéndonos al día) nos reímos muchísimo!!! Salí y salgo del grupo con otra mirada, pero sobre todo con otras sensaciones, para mi, miuy bellas!!! De eso va la vida!!! Y en el grupo hay TANTA VIDA!!!! Y acá regalo una frase de la canción de Gaby Gap que dice “hay tanto amor acompañándote, tanta vida” (ya la compartiremos entera!!!)

Quiero siempre agradecer! Que hermoso es encontrar ángeles terrestres y poder conocerlos!

+

Testimonio de Paola Carolina Racigh Bochatay

QUINCE AÑOS han pasado ya en que se formó en Nuestra Ciudad el Grupo de APOSTAR A LA VIDA de PACIENTES ONCOLÓGICOS de nuestra ciudad! MÁS DE ONCE que vos mamá formás parte de él inpensadamente porque no sabías de su existencia cuándo te encontrabas en medio de una salida sin fin, en medio de un laberinto interminable, de una vida que se tornaba un tanto difícil de sobrellevar con personas ajenas a él y así fué que te asesoraron y recomendaron de la existencia de éste magnífico y milagroso grupo de personas de “tu mismo palo” que sabían entenderte mejor que yo y que todos lo que te rodeábamos… Qué sabían hablar de mismos temas, que vivían las mismas experiencias, que lloraban los mismos sentimientos, que tenían los mismos miedos y a su vez las mismas fortalezas para ponerles el pecho a la vida y decirle que NO iba a serle tan fácil de llevarlos así como un río se lleva todo…
Con uds NO! Tenían todas las armas para pelear y pelear hasta lo último como valientes que son de ésta vida y héroes, SI SEÑORAS Y SEÑORES héroes de una LUCHA interminable pero satisfactoria! Y que hasta el día de hoy cantan VICTORIA!
Y vos MAMÁ qué decir de vos, COORDINADORA de éste maravilloso grupo y LUCHADORA de una VIDA, de ONCE AÑOS Y DOS MESES, DE TRES CÁNCERES!
Orgullosa de vos como hija! Doy gracias a DIOS por tenerte acá!
FELICITO A CADA UNO DE LOS INTEGRANTES DE ÉSTE MARAVILLOSO GRUPO PORQUE SON UNOS LUCHADORES DE LA VIDA!
Y CÓMO UDS DICEN… QUE SÍ QUE SÍ QUE SÍ QUE SÍ QUE SÍ QUE SI SE PUEDE! POR MILES DE AÑOS MÁS!

[nggallery id=9]

+

Testimonio de Fernando Luis Equiza

Mi nombre es Fernando Luis Equiza tengo 47 años, estoy felizmente casado hace 20 con Marcela, soy papá de Nicolás, Camila, Matías y Juan Manuel, soy una persona amada, creo ser un buen padre, esposo, amigo y hermano, trabajo de abogado, soy católico, calentón, heterosexual, negociador, aburrido, piadoso, ex fumador y tenista amateur.
En octubre del 2010 me hicieron una nefrectomía radical del riñón derecho por un tumor maligno, dos meses después me diagnosticaron un mesotelioma epitelioide, un tipo de cáncer que afecta la membrana que recubre al pulmón. El tratamiento fue inicialmente quimioterápico, luego quirúrgico, radial y por último un nuevo refuerzo quimioterápico. Fue muy duro, hoy lamento enormemente haber vivido todo ese tiempo sin mis compañeros de Apostar a la Vida. Desde dentro, la crónica es tan irrelevante como impiadosa la enfermedad. Luego de ese torbellino de situaciones y pese a encontrarme saludable y en principio con la enfermedad controlada, me sentía triste, vulnerable, confundido, desesperanzado, buscando respuestas a cada instante y reconociendo que debía  reconstituirme desde otro lugar, con otras expectativas y esto de rehacerme me generaba pereza, hastío e incertidumbre. Mis amores, esposa, amigos y familiares trataban infructuosamente de ayudarme, me sentía infeliz de no poder disfrutar esta oportunidad que me brindaba la vida y  que pude comprobar que otros ni siquiera tenían. En eso de tratar de encontrar respuestas, compré el libro  “El desafío del Cangrejo” y en ese libro apareció “APOSTAR A LA VIDA”. Un sábado, luego de varios en los que no me animé a concurrir, la desesperación pudo más y fui al Hospital puntualmente. Vislumbrando un panorama desalentador y deprimente, me preparé para lo peor y la sorpresa fue mayúscula al encontrarme con personas saludables, alegres, con miradas chispeantes y con muchas ganas de escuchar y ayudar. Mi sorpresa fue aun mayor al percatarme que cuando escucho a otro y de casualidad puedo aportarle algo, mi felicidad es inconmensurable. Cuando un compañero dice haber sentido lo que yo sentí o sentir lo que yo siento, un soplo de confianza y certidumbre inunda mi alma, el que otro con la mirada pueda comprenderte y abrazarte te hace irremediablemente fuerte, el ver a otro en recuperación que te ofrece ayuda u ofrecerla a quien ya la paso, es una sensación de plenitud intransferible.  Mi grupo “Apostar a la vida” me arranco de lo inhóspito, me regresó desde el mayor espacio de desesperanza que ni siquiera Dante Alighieri pudo imaginar, mis compañeros me enseñan a luchar, dignifican mi existencia, le devolvieron paz a mi vida y hoy gracias a ustedes CREO FIRMEMENTE que SE PUEDE. Antes de terminar quiero dedicarle unas palabras a mi ESPOSA MARCELA, que fue la que insistió en que yo hiciera algo más que el tratamiento médico; gracias por tu amor, gracias por tu fortaleza y como siempre te digo, me basta solo tu mirada para que yo quiera ser un mejor hombre.
Por último quiero compartir una frase de Martin Luther King que me inspira y que comprendí acabadamente desde que empecé a concurrir a mi grupo APOSTAR A LA VIDA: “Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano.” Muchas Gracias.

**

Testimonio de Ana Noguerol

No tengo más que palabras de agradecimiento hacia todos ustedes por lo que significan para mi papá y por el enorme aporte que hacen para mejorar su calidad de vida. De verdad GRACIAS!!!!!!!!

Soy la hija que lo acompaña en todo lo que hace a atención médica desde el primer momento que me tocó recibir el diagnóstico con él. Siempre intentando acompañarlo con la mejor onda posible y viendo la vida en forma positiva con la mayor resiilencia.

Nos comprendemos mucho y cada ida a las quimio es un momento de encuentro ,de charla que compartimos con naturalidad.
Compartí con uds la jornada del 3 de noviembre y me volví contagiada del entusiasmo y alegría de todos , ni que hablar del grupo de Lomas que tan gentilmente me invitó a volver en la combi con ellos.
Soy docente y trabajo en dos turnos, también soy psicóloga social aunque en este momento no estoy realizando más que la actividad docente. En la página de la fundación pude leer mucha información de cómo trabajan los grupos y me pareció muy interesante.
A través de papá todos uds han pasado a formar parte de nuestra cotideaneidad, son muy importantes para él y vaya todo nuestro cariño y agradecimiento para todos.
Les mando un fuerte abrazo para todos, la mejor energía y los deseos de un buen año!
Gracias Silvia por ser el pilar de tan hermosa obra y a todos los que colaboran con ella!!!!!!!

Un beso grande.

**

Testimonio de Susana

Me llamo Susana. En octubre del año 2010, me detectaron cáncer de colon , descubierto por una colonoscopia  realizada para investigar una larga anemia ferropénica.. El diagnóstico fue un pólipo muy grande que requería cirugía urgente. Desde ese día casi no dormía pensando en lo que me esperaba, yo no pronunciaba la palabra cáncer, aunque  ya sabía de antemano que me esperaba un tratamiento de quimioterapia.
Pasé por 2 cirugias en una semana, mi vida estuvo en peligro, por suerte la biopsia me dio nuevas esperanzas de vida y  me esperaba aún una 3º cirugía  .
Comencé un intenso tratamiento de quimioterapia, y sobrellevé  durante 14 largos meses la  ileostomía ,. el combo no era  para nada fácil de sostener .
Decidí buscar  ayuda de algún grupo en internet para encontrar pares y gente que estuviera en la misma situación que yo.
Fue así como encontré la Fundación Apostar a la Vida, después de leer varios testimonios, me acerqué tímidamente un martes del mes de febrero del 2011 a ver de qué se trataba.
Fui muy bien recibida , escuchada y contenida.
Siempre recuerdo las palabras de Silvia Gansd que me dijo:_ sos bienvenida, este es tu lugar. Ya estaba todo dicho. Comencé a asistir todas las semanas, recibí mucho apoyo de las psicólogas y del grupo , aprendí entre otras cosas que la vida nos dio una 2º oportunidad y hay que tomarla  de otra manera: aprender a  priorizarnos, a cuidarnos , a disfrutar  y siempre vivir el ahora, es lo único seguro que tenemos , el ahora, como dice siempre Silvia.
Siento que el asistir a la Fundación me ayudó a recuperar la dignidad y sobrellevar todas las instancias del tratamiento con mucha fuerza y además recuperar  la alegría de estar viva, que no es poca cosa.
Agradezco a Silvia y a Ana su compromiso  y entrega profesional a tan noble tarea como lo es enseñarnos permanentemente que la vida es muy valiosa y  que sí se puede! Gracias una vez más.

****

Testimonio de Sonia Hall

Buenos Aires, noviembre 2012

En el año 2004 me hice un chequeo general, de esos que se hacen de rutina, yo me sentía bien, no registraba ningún síntoma. Concurrí a la consulta ginecológica, mi médica me hizo las ordenes para la realización de estudios y cuando volví con los resultados, sentí que el técnico de mamografías no había firmado un simple informe, sino mi sentencia de muerte, tenía cáncer en una  mama.  Le pregunté a mi ginecóloga ahora qué hacemos?, pero la realidad es que no podía escuchar nada de lo que me decía en ese momento, en mi cabeza resonaba la palabra muerte, nada más.
Me practicaron una cirugía, terapia radial, y quimioterapia. A esta altura, después de un año de tratamiento, no sabía que era peor, si la enfermedad o toda la terapia a la que estaba sometida. Mi cuerpo y mi alma ya no daban más, me sentía muy desespe -ranzada.  Asi llegué a Apostar a la vida, como último recurso. Me encontré con gente que había pasado y estaba pasando por lo mismo que yo y un grupo liderado por dos psicólogas expertas en el tema Silvia y Ana.
Con sabiduría y cariño  me sacudieron toda la tristeza y angustia que tenía. Conjuntamente con mis compañeros, me sostuvieron en ese momento de flaqueza!
Tomé conciencia que mi cuerpo se manifiesta como puede cuando no lo escucho, a veces enfermando. Hablando de los factores de riesgo aprendí cuales eran los míos personalmente, aprendí en qué forma todos nosotros podemos hacer los cambios necesarios para vivir una vida satisfactoria, afrontar con convicción y fortaleza los obstáculos que encontramos en nuestro camino.
Se trata de un grupo psicoterapéutico que trabaja durante el tiempo que cada uno necesite para hacer el “insight”, a partir de allí cada uno va haciendo sus propios cambios de conducta, modificando la actitud, y con ello el entorno, con el único objetivo de mejorar la calidad de vida.  El trabajo es intenso y lleva tantas sesiones como sea necesario para dejar el “sufrimiento” y conectarse con una vida satisfactoria Habiendo logrado el objetivo y  luego de un tiempo de andar ,  las tendencias saludables no afloraban, pero no caí en la repetición de conductas insalubres, volví al grupo, que siempre está allí, dispuesto a sanar apostando a la vida, con fuerza y alegría. Basta con asistir regularmente (la terapia es gratuita) y tener deseos de vivir bien. Hace más de 8 años de aquel diagnóstico fatal. He cumplido puntillosamente con todo lo prescripto por el médico tratante, pero le he devuelto a mi cuerpo también la VOZ.  He recuperado la salud física, la salud emocional y afectiva. Disfruto intensamente de esta maravilla que es estar viva. Yo pude, mis compañeros pudieron, repetiré una y mil veces, SÍ SE PUEDE

***

Testimonio de Rita Macedonio

Buenos Aires, noviembre 2012Hace 24 años, cuando me dieron el diagnóstico de cáncer de mamas, con desesperación creí que me moriría en poco tiempo, que no vería crecer a mis dos hijas de 10 y 11 años.  No podía proyectar nada a futuro y pensaba cómo a mi que siempre  había tenido una salud inquebrantable, me podía pasar esto?!!! Y sí!!me estaba pasando.  Frente a esta realidad tenía dos caminos, uno lamentarme y llorar diciendo porqué a mi y otro, ya que me tocó ¿cómo voy a encarar esta lucha?.  Mi médico de entonces, el Dr. Rumbo, me dijo que el 60% dependería de mi y el 40% restante, lo haría la ciencia, a lo que yo contesté entonces ¡esta lucha la voy a ganar!

Fue asi que empecé a recorrer un camino muy difícil, de mucho sufrimiento, muchas recidivas, cirugías, quimios, terapias radiantes y todo lo que la ciencia ofrecía. Sabía que además debía fortalecer mi psiquis. Un día hace más de 14 años me cruzé cn Silvia Gards y Hugo Basílico en este maravilloso grupo de Apostar a la vida, donde me abrieron la cabeza y entendí que de mi dependía salir adelante y empecé a limpiar mi vida de todo lo que no quería para mi, que me hacía mal. Hoy miro para tras y veo que a pesar de tener cáncer entendí que esto no es sinónimo de muerte, como creía hace 24 años. 24 años en los que no solo crecieron mis hijas y que hoy son dos excelentes profesionales, sino que pude viajar a mi Italia querida después de 56 años de ausencia.
Sigo trabajando y sigo viviendo una buena vida. Hoy, acompañada en mis tratamientos por el Dr. López y sostenida por mis compañeros del grupo, puedo decir que estoy sana y feliz porque asi me propuse vivir. SANA Y FELIZ, lucho con garra para lograrlo y a pesar de todo, hoy digo convencida!!!!QUE SI, SE PUEDE!!

***

Testimonio de Graciela Gallina

Buenos Aires, noviembre 2012

En febrero de este año me diagnosticaron cáncer de mama, con metástasis en 3 vértebras dorsales y lumbares. Sencillamente creí que me moría. Es muy difícil explicar lo que se siente ante un diagnóstico así, se siente la muerte en el cuerpo, instalada en todo el ser, toda mi vida se opacó de pronto y murieron todos mis proyectos personales, solo pensé cuándo me moriría y lo que hice fue negar la situación,  que se trataba de una pesadilla y que pronto iba a despertar.  Pero no, la enfermedad estaba allí, acechándome. Empecé la quimioterapia con la cabeza y las emociones destrozadas, cuando veía a mis hijas solo pensaba en despedirme de ellas. Pronto se me instaló una depresión, llanto, la bronca, el terror a la sentencia de muerte.
Llegué a Apostar a la vida por su página web, al grupo del hospital Ramos Mejía y no entendía cómo no había personas llorando como yo. Encontré personas libres de enfermedad y otras en tratamiento como yo.
Tengo 2 hijas, la menor con síndrome de Down y no dejaba de pensar en quién se haría cargo de ella. Fue muy difícil porque no tenía fuerzas ni para ocuparme de las cosas cotidianas.
Muy lentamente y con los testimonios de mis compañeros, con las consignas que se imparten en los grupos, a partir de desmitificar muchos conceptos, pude ponerme de pie frente a mi nueva realidad.  La palabra cáncer está unida a la muerte en el imaginario colectivo, pero en la fundación se aprende a no hacer hincapié en la muerte y SI en la vida, en el tratamiento y en la esperanza de la curación, a pensar positivamente en las posibilidades tanto personales como en la ciencia, a ser protagonista del tratamiento, a vivir dignamente y con alegría, a disfrutar de todo lo bueno que nos rodea, sin olvidar seguir los tratamientos médicos al pie de la letra.
Soy otra persona, una luchadora de mi vida y de mi salud.
Agradezco infinitamente a mis compañeros, seres hermosos y valientes, agentes de salud que nos acompañan y nos sostienen, en quienes nos vemos reflejados porque son espejos de vida, a la fundadora de esta institución  la Dra. Silvia Garsd cuya entrega desinteresada es el pilar del trabajo realizado, nos clarifica, nos contiene, nos enseña, nos brinda toda su capacidad profesional,  en definitiva nos contagia su amor a la vida.
Algunas de las consignas de la fundación se han convertido en el sosten de mi vida:
DONDE HAY VIDA,  HAY LUCHA POR LA VIDA
NUNCA MUCHO COSTO POCO
EL CANCER NOS DA UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD

***

Testimonio de Ana Ceneviva

Buenos días, mi nombre es Ana y estoy en la Fundación Apostar a la vida.

Vivía con mi familia fuera del país , hace 2 años me separé y volví a Buenos  Aires. En ese cambio de vida tan drástico y con un duelo que no amainaba, perdí mi estilo de vida económico, cultural,social, familiar y  me rompí interiormente. Deprimida y aislada, en diciembre pasado me diagnósticaron Ca de ovarios.
Llegué a Apostar, triste, con miedo y abatida pensando que a lo mejor ya era hora de acabar con tanta pena. Buscaba algo, no sabía qué, porque iba con todos los prejuicios que rodean a esta enfermedad. Sin darme cuenta a las pocas  sesiones, me estaba maquillando y eligiendo la ropa para ir al grupo llena de expectativas y aferrándome a la vida más amorosamente.
Desde entonces hemos trabajado intensamente con Apostar para lograr cambios en mi forma de relacionarme con la vida, de recategorizar valores. Hace poco sufrí un robo en mi casa, fue algo radical, se llevaron hasta la grifería, sin embargo me dí cuenta que solo era tremendo si me aferraba a ello y a pesar del dolor de la pérdida, me propuse aferrarme a la vida porque mientras estuviera viva, podría tener otra  heladera, sillas etc, pero solo si permanecía viva y saludable.
Apostar ofrece algo que uno necesita imperiosamente cuando le diagnostican cáncer, y es información sobre las propias capacidades internas frente a un problema de gravedad, información para saber que sí se puede enfrentar la enfermedad y vivir un día a día mejor que nunca antes, ofrece espejos donde mirarse para ver ilusión en cada momento presente.
Espejos de dignidad, eso, contención, reflexión y cambio.
Poca cosa, humilde pretensión,pero son los amaneceres, las risas de hijos y nietos, comidas, música que se sobrevolaban superficialmente y que ahora producen una emoción distinta, sosegada y profunda.
Este es un testimonio que quiero trasmitir con la esperanza que si conocen a alguien con cáncer, recuerden que Apostar está a mano, gratis, accesible para todos.

***

Testimonio de Naty Zaragoza

Buenos Aires, noviembre 2012

A los 40 años en un control de rutina, me diagnósticaron un carcinoma. No lo podía creer.
Fue un golpe muy duro, no salía del estado de pánico y me derrumbé. No sé porqué tomé tan a la tremenda el diagnóstico de cáncer;  muchas preguntas y pocas respuestas.  Me operé, hice el tratamiento y todo lo demás en compañía de mi marido, mi querido hijo y hermanos. Pero a pesar de la buena contención familiar, no me alcanzaba para  salir adelante y me hice muy amiga de mi pieza y de mi cama.   Perdí las ganas que siempre tuve de salir a pasear, la coquetería,las ganas de cuidarme estéticamente,  porque el solo hecho de verme desnuda en un espejo me enfrentaba a la realidad y me derrumbaba anímicamente. Los post-operatorios fueron terribles para mi, porque me sentía culpable de arrastrar en  este sufrimiento a toda mi familia, me la pasaba llorando.
Un buen día mi hermana me trajo la dirección del grupo Apostar a la vida “filial Lomas de Zamora”. Al principio me costó porque no quería salir de mi encierro, pero tomé fuerzas y fui a pedir a ayuda al grupo. La dra. Silvia me dio el  apoyo que yo necesitaba,  mientras sentía que los ojos me pinchaban constantemente por las lágrimas que derramaba.  Apostar y la dra. Silvia me enseñaron a tener confianza en mi y aprendí que lo que no mata, fortalece.  Mis compañeras me concientizaron en que SI, SE PUEDE, sacar los fantasmas de la muerte. El grupo es la mejor quimio de mi vida, porque antes del cáncer era una Naty y ahora soy otra, con una calidad de vida mejor.
Gracias, gracias Dra. Silvia por todo lo que nos das y que no hay que desaprovechar la segunda oportunidad.

***

Testimonio de Susana. S. Angelo

Me llamo Susana, fin del 2007 me operaron de adenocarcinoma de colon todo bien. Febrero del 2008 de carcinoma de mama, fue un barde de agua fría tremendo, me dieron rayos.

Julio del 2009 descubrieron ganglios y le dije al oncólogo que ya no podía más sola, me dio la dirección de Apostar Lomas de Zamora. Me operaron, había metástasis, me dieron quimio. No podía ir mucho a las reuniones, pero ya tenia la contención que después seria reflexión, porque hace unas semanas después, una situación difícil, comencé clases de piano que amaba desde niña.
Todos tenemos altibajos, ahí me di cuenta del cambiar de actitud, del miedo a la acción, del disfrutar el día a día, “nunca mucho costo poco” y la vida es muy importante.

          Junto con la ciencia, Apostar nos hace sentir:

 ¡Que sí! ¡Que sí! ¡Que sí!,
¡Que sí se puede!
¡Muchas gracias, Dra. Silvia!

***

Testimonio de Roberto Fabián Aldir

Buenos Aires, noviembre 2012

El sábado 16 de junio me levanté con mucho dolor en los intestinos, hinchazón de vientre y el hígado hecho una piedra, hasta que no aguanté más y fuí al sanatorio Anchorena. Llegué a las 17hs y me atendíeron en la guardia. Me hicieron un análisis de sangre de urgencia, y  una ecografía hepática. Mientras me la hacían, los ecografistas hablaban entre ellos y  yo presentía que había algo bastante jorobado. La médica de guardia entonces, me mandó a hacer una Tomografía computada de abdomen. Estuve largo rato dando vueltas,  nadie me daba una explicación. Finalmente  apareció la médica y le pedí que me dijera “las cosas como son porque estoy preparado para todo”. Me miró a los ojos  y me dijo que habían encontrado una metástasis de hígado producida por un tumor primario que no sabían dónde estaba alojado. En ese momento tuve muchas emociones. Lo primero que sentí fue que me moría, también una angustia profunda y que la cabeza me explotaba en un millón de pedazos. No aceptaba que me estuviera pasando eso a mi y al mismo tiempo sentía una gran ansia de vivir, y miedo, miedo a morir, era un cóctel de emociones encontradas.
Me habían propuesto internación pero no acepté, entre otras cosas porque había ido solo. Salí del sanatorio después  de 5 horas y media de estudios, con un diagnóstico devastador y lo que recuerdo es que caminé 6 cuadras hasta tomar el colectivo, llorando como un niño desamparado y huérfano, me velaba y enterraba solo, era un dolor tan grande de alma que no hay palabras para explicarlo.
Llegué a mi casa después de 2 horas de viaje, (vivo en Glew) desarmado como persona y me acosté. Cuando llegó mi hijo a la madrugada y me preguntó qué me habían dicho le contesté que una pequeña complicación en el hígado, él se largó a llorar porque comprendió que algo pasaba. Fue un fin de semana especial para mi, mi esposa había viajado a Entre Ríos para ver a su padre que estaba muy enfermo y regresaba el lunes asi que  tuve que contener todo mi dolor, solo  hasta que regresó el lunes y le conté la triste noticia. Muy bajoneado, esos días, acomodé todo como para que mi familia (esposa e hijo) pudiera  enfrentar la vida con lo poco que yo les podía dejar.
A los 10 días mi esposa me preguntó si quería hacer Reiki y aceptéporque en ese momento si me decía “vamos a la punta del obelisco y gritar viva la vida a las 2 de la madrugada, yo lo hacía. Fui a ver curas sanadores, me entregué a todo y por supuesto a Dios y a la medicina. Soporté todo tipo de estudios y punciones  en el hígado para determinar qué tipo de tumor primario tenía , supimos que estaba ubicado en el esófago y se determinó asi el tipo de tratamiento a seguir.
El tratamiento fue de 6 ciclos de 5 aplicaciones cada una de lunes a viernes, dos semanas de descanso, terminé el 17 de diciembre de 2011, 100 cartuchos de suero con drogas más tarde.
El último estudio arrojó que no tengo ya cáncer de esófago y que el de hígado se redujo a un 25%. Algunos hablan de milagro.
Este 6 de septiembre comencé en Apostar a la vida Lomas de Zamora, estoy escribiendo mi testimonio para decir que esta es una terapia importante y que agradezco la existencia de la Fundación

**

Testimonio de Haide Cobo

En Febrero del 2004 me apareció un granito en una mama, ¡Oh! Sorpresa.  Me lo hice ver y después de idas, vueltas, estudios, mamografías, etc., me dan el diagnóstico de carcinoma. Me operan y extirpan el cáncer de mi cuerpo físico pero no de mi mente, que funcionaba a mil por hora.

Pensé que tenia los días contados, que el cáncer y la muerte venían juntos. Estaba muy descolocada, mi mente quería arreglar el mundo, dejar todas mis cosas arregladas. Vendí mi departamento para que mis sucesores no tuvieran problemas, pensé en todos menos en mi y luchar para salvar mi vida. Vivía en Mar del Plata, me vine a Buenos Aires siempre pensando y actuando para los demás, nunca en mí. En el 2005 tuve la gracia de encontrar la Fundación Apostar a la Vida, ahí empezó a cambiar todo. Mi actitud, que es mi mejor medicina, mis pensamientos, mi forma de vida, hoy, soy otra persona. Y puedo decir, como dice la Dra. Silvia Garsd, lo que no mata fortalece.
Gracias a Apostar a la Vida, vencí el cáncer. Ya no convivo con él, no solo lo desterré de mi físico, sino que de mi mente también. Hoy, puedo decir que el cáncer no es sinónimo de muerte, porque yo tuve la oportunidad de vivir 8 años más, y seguiré viviendo muchos más.
Gracias a Apostar a la Vida y a la medicina que corren paralelas en mí. Hoy puedo decir que ¡Sí SE PUEDE! Hoy tengo esperanza, voluntad, y aprendí a no tener rencor por nada en la vida, porque la vida es un milagro y es hermosa.

¡Que si! ¡Que si! ¡Que si! Gracias.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Ver más testimonios…

***